Todo sobre la permuta inmobiliaria

28-05-2022 | Este sistema de pago permite el intercambio de viviendas, fincas o demás propiedades por otras similares. Para que realmente sea una permuta, el pago debe hacerse principalmente en inmuebles, más que en dinero.

La permuta inmobiliaria es uno de los contratos más usuales para que una persona se convierta en propietaria de un inmueble por medio del trueque o intercambio de bienes.  

Bajo esta modalidad, se excluyen en gran parte las transacciones con dinero en efectivo y es por eso que a lo largo del tiempo este sistema de negociación ha tomado fuerza en el mercado actual.   

De acuerdo con José Olivo Roncancio Aguilar, abogado, gerente y representante legal de la Sociedad Subasta Pública Inmobiliaria S.A.S., la permuta inmobiliaria es un contrato en el que dos partes intercambian inmuebles y donde cada uno se obliga a dar un inmueble para recibir otro.   

Sin embargo, en algunos casos, cuando la valorización de ambos inmuebles suele no ser de la misma cuantía, una de las partes compensa la diferencia entregando dinero.   

Según el abogado, este contrato es de carácter consensual, recíproco y bilateral. Lo que quiere decir, que genera obligaciones y derechos para cada uno de los permutantes.   

“En Colombia anteriormente no era muy común, pero en los últimos años, se ha convertido en una solución frente a la crisis, ya que esto hace que las dos partes se beneficien. Problemas como, la falta de empleo, subida del dólar, la inflación y demás, ha hecho que la cantidad de inmuebles a la venta sea más grande que la cantidad de compradores, eso cambió el panorama e hizo que el contrato de permuta se convirtiera en el pan de cada día”, señala Roncancio.   

Así mismo, el profesional precisa que este tipo de negociación se encuentra regulada en los artículos 1955 a 1958 del Código Civil, donde aclara que las normas de compraventa se aplican en todo lo que no sea contrario a su naturaleza.   

En qué casos permutar   

 

  • Cuando las propiedades son costosas.  
  • Cuando no se dispone de efectivo.    
  • Por la facilidad de cambiar de vivienda y/o propiedad.   
  • Cuando no se dispone de financiación.   
  • Por los gastos que implica la misma.   
  • Cuando es de difícil acceso al inmueble.  
  • Por condiciones de orden público.   
  • Cuando es difícil su administración.  

Además, desde la Sociedad Subasta Pública Inmobiliaria S.A.S. explican que, bajo esta modalidad de negocio, se pueden permutar bienes muebles e inmuebles, por parte de personas naturales o jurídicas.

  • Comparte este artículo por: