PRODUCTOS VERDES EN CASA

16-03-2015 | Consuma alimentos de la mejor calidad cultivados en su jardín. Una excelente forma de ahorrar y cuidar el medio ambiente.

En un pequeño huerto ecológico en casa no requiere ni demasiado tiempo ni esfuerzo, es una actividad muy creativa, una excelente terapia anti estrés, una forma de ahorrar algo de dinero y consumir alimentos 100% sanos, ya que siempre se obtendrán los frutos más frescos de lugar y en el punto óptimo de maduración.

 

Wilsón Gutiérrez Mejía, propietario de un vivero a quince minutos de Cali, “la jardinería es una práctica para ejercitar la paciencia, ya que para conseguir los resultados hay que esperar varias semanas, algo que no es muy común actualmente. Es por eso que se recomienda sembrar varias especies, de tal manera que las plantas tengan diferentes momentos de crecimiento y así no perder el interés”.

 

Uno de los primeros pasos es calcular de cuánto espacio se dispone, para un pequeño huerto donde se cultivará hortalizas y verduras de consumo habitual, será suficiente con 30 o 40 metros cuadrados. 

 

“Es fundamental que el terreno tenga una buena disposición de sol. De no ser así, hay que optar por especies que no necesiten tanta luz”, explica Gutiérrez.

 

Se deben dejar espacios suficientes para desplazarse, regar, limpiar, arar la tierra, etc. Si en casa hay mascotas o niños pequeños, es aconsejable cercar el terreno seleccionado, y evitar accidentes.

 

Por otra parte, el sustrato debe ser fértil y abonado con productos naturales, ya que no sería un huerto ecológico si se emplean elementos químicos que pueden alterar los cultivos. Se pueden usar elementos de la casa como cáscaras de huevo, restos de verduras y frutas, cenizas, etc. Se pueden aplicar directamente y luego regar la zona para lograr una buena humedad, o se puede hacer un compost fermentado.

 

La tierra se debe mover para que se ablande y oxigene, con la ayuda de una pala y un rastrillo. La idea es limpiar el lugar para que quede libre de piedras, malezas y pasto.

 

“Al poner las semillas no pueden estar tan profundas ya que es necesario mantener una distancia considerable entre cada semilla para que puedan crecer sin quitarle el agua y los nutrientes a otros cultivos”, explica Joaquín Osorio, jardinero con más de veinte años de experiencia.

 

Los expertos aconsejan sembrar juntas aquellas plantas que de alguna manera se benefician entre sí. Puede ser porque se complementan con sus nutrientes o porque algunas de ellas repelen insectos. La remolacha y la zanahoria, la albahaca y el tomate, también la lechuga, la espinaca y la escarola, son un ejemplo de esto.

 

JARDINERÍA

 

Este tipo de cultivo evita todo tipo de transporte de alimentos. De la mata a la mesa, apenas hay que recorrer unos pasos para servir un delicioso plato natural. El gasto energético por transporte disminuye a cero. 

 

Para un clima como el de Cali, que es generalmente todo cálido y de verano, son de fácil crecimiento la menta, hierbabuena y el poleo. Son medicinales y aromáticas. El riego debe ser intenso y constante sobre todo con aspersor.

 

La lechuga es una planta de crecimiento rápido que tiende a espigarse con mucha facilidad y rapidez

 

Es vital que las plantas reciban mucho sol para que pueda adquirir todos los nutrientes necesarios. Por eso se recomienda orientar la huerta hacia el sur. 

 

Plantas ideales 

 

La cebolla es la reina del huerto urbano porque es la planta que mejor se adapta al cultivo en sustrato ya que tiene una raíces poco profundas. 

 

El pepino es una hortaliza muy productiva. Se siembra en abril-mayo y se empieza a coger a los tres meses.

 

El pimiento es una hortaliza de verano, de la misma familia que la berenjena y el tomate. Se empieza a cosechar 70 días después.

 

La calabaza es una planta de calor, se debe sembrar poniendo dos o tres semillas en un agujero. La recolección se hace unos 6 meses después de la siembra. Una cogida se conserva muy bien durante unos meses.

  • Comparte este artículo por: