Estilo nórdico, la tendencia para el 2019

26-01-2019 | El estilo escandinavo se distingue por buscar luminosidad y aprovechar los materiales naturales para lograr una decoración acogedora.

Lograr un ambiente diáfano, espacioso y práctico, con pocas piezas pero dispuestas con sentido y todas orientadas a atraer la luz y a crear espacios más acogedores y envolventes. Ese es el objetivo del estilo nórdico o escandinavo.

Este estilo originario de Noruega, Suecia y Dinamarca, entre otros países del norte de Europa, se caracteriza por ser atemporal, transmitir una estética sencilla, moderada, funcional y cómoda. Su propósito principal es concebir espacios con baja saturación de elementos y esencia austera, según explica Nicoll Esguerra Serna, diseñadora de Maderkit.

La razón de ser del estilo nórdico es “multiplicar la claridad a toda costa, por lo que quedan prohibidas las telas tupidas o pesadas en las cortinas. De hecho, es habitual ver desnudos los ventanales de las casas de estos países. Los tonos oscuros en suelos, paredes y muebles, es decir, en superficies grandes, tampoco son habituales”, añade Patricia Cabal, interiorista.

El blanco es el color protagónico de este estilo, el cual va usualmente acompañado por diferentes gamas de grises y beige, pues estos colores claros generan una sensación de amplitud que resulta de gran ayuda para los espacios pequeños, junto con el uso de espejos de gran tamaño. Como color secundario, está el negro, el cual es muy utilizado en complementos como textiles, papel tapiz y cuadros, entre otros.

Los elementos naturales son también una característica fundamental de este estilo, no solo en cuanto al uso de plantas, que generan un alto contraste con la gama de colores propia del estilo escandinavo, sino en el uso de la madera tanto en muebles, pisos, paredes y otros complementos decorativos, que brindan calidez a los espacios.

De acuerdo con Constanza Valderrama, decoradora de interiores de D'casa, este será un estilo predominante para el 2019, aunque se conozca hace casi un siglo. “Siempre se eligen muebles en madera como las de abedul o haya, con diseños sencillos, utilizando materiales naturales; en los textiles se usan tejidos como el algodón, la lana y el lino”, anota la profesional.

Así mismo, Ana María Valencia Obando, directora creativa de Casa Oben, afirma que el estilo nórdico estará muy presente para el próximo año, pero con algunos cambios. Se podrán apreciar colores más intensos y nuevos materiales en texturas como el terciopelo, para espacios que reflejen más personalidad. “Queremos romper un poco el “todo blanco”, entonces se podrán agregar elementos en color que le brinden personalidad. Si usted no es amante de los tonos llamativos le recomendamos tonos como los marrones. También, se puede añadir textura a los espacios, mezclando diferentes tejidos y estampados (hindú, marroquíes, coloniales) según el gusto”.

Para combinar mejor

A la hora de intervenir espacios con este estilo, la diseñadora Nicoll Esguerra recomienda incorporar almohadas o alfombras con texturas llamativas y aprovechar la luz de ventanas o balcones para que el lugar se vea más amplio.

El arte de mezclar

Según Patricia Cabal, interiorista, los ambientes nórdicos siempre admiten otras piezas decorativas y muebles de un aspecto vintage o industrial. De esta forma, la decoración se convierte en algo más personal logrando un ambiente acogedor.

  • Comparte este artículo por: